Academia Nacional de Seguridad

Aprende, Practica, Explora

Como Se Llama La AversiN A Los Extranjeros?

Como Se Llama La AversiN A Los Extranjeros
1 El término xenofobia proviene del concepto griego compuesto por xénos ( «extranjero» ) y phóbos ( «miedo» ). La xenofobia, por lo tanto, hace referencia al odio, recelo, hostilidad y rechazo hacia los extranjeros, La palabra también suele utilizarse en forma extendida con la fobia hacia los grupos étnicos diferentes o hacia las personas cuya fisonomía social, cultural y política se desconoce.2 La xenofobia es una ideología que consiste en el rechazo de las identidades culturales que son diferentes a la propia.3 Puede decirse que este tipo de discriminación se basa en distintos prejuicios históricos, religiosos, culturales y nacionales, que llevan al xenófobo a justificar la segregación entre distintos grupos étnicos con el fin de no perder la identidad propia.

1 Convención Internacional sobre la eliminación de todas las formas de discriminación racial. Adoptad (.)

4 Una de las formas más comunes de xenofobia es la que se ejerce en función de la raza, esto es, el racismo, La Convención Internacional sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación Racial define la discriminación racial o xenofobia como : «Toda distinción, exclusión, restricción o preferencia basada en motivos de raza, color, linaje u origen nacional o étnico que tenga por objeto o por resultado anular o menoscabar el reconocimiento, goce o ejercicio, en condiciones de igualdad, de los derechos humanos y libertades fundamentales en las esferas política, económica, social, cultural o en cualquier otra esfera de la vida pública» (Artículo 1º).5 Al margen de su consideración ética, la xenofobia también es un delito en numerosos Estados.

La Comunidad Europea aprobó, en septiembre del 2008, una Directiva contra el racismo y la xenofobia, teniendo los Estadios miembros un plazo de dos años para adaptar sus legislaciones a esta ley con el objetivo principal de proteger y defender los derechos humanos de los extranjeros.6 Una observación importante es que la xenofobia debe estudiarse como un fenómeno eminentemente social, cultural, no jurídico, lo que quiere decir que atiende a la reacción fóbica de grupos sociales ante la presencia de otros que no comparten su origen, y que las leyes no son más que el reflejo de esa fobia cultural y no a la inversa.

La xenofobia es el rechazo expresado a través de prejuicios en contra de todo aquél extranjero, teniendo en cuenta que los prejuicios son convicciones sin fundamento, con desconocimiento de los hechos, que desencadenan fácilmente la discriminación,7 De todos es conocido que el tema de la discriminación ciertamente no se reduce al asunto de los extranjeros.

2 http://www.iom.int/jahia/Jahia/about-migration/facts-and-figures/lang/fr (consultado el 17/07/2011)

8 Según estudios de la Organización de las Naciones Unidas, 1 de cada 35 personas es un migrante en el mundo, lo que quiere decir que 1 persona de cada 35 se desenvuelve en una nación que no es la suya, al menos por nacimiento. Y si el número total de migrantes pasó de 150 millones de personas en el 2002 a 214 millones de personas actualmente, el porcentaje del número de migrantes en relación con la población mundial se mantiene ya que solo ha aumentado de 0.2 % en los últimos 10 años.

3 M. Meza (2005). Extranjeros, derechos y xenofobia. Extranjeros, Derechos y Xenofobia, Centro de Doc (.)

9 Esta estadística nos da la pauta para reconocer la importancia de analizar el tema de los extranjeros en relación a sus derechos humanos en la nueva nación que les abre las puertas y cómo su nacionalidad repercute en el trato que recibe en su nuevo ambiente social (Meza, 2005),10 Hasta ahora, es de general aceptación en la comunidad internacional que los Estados tienen derecho a establecer sus propias políticas migratorias de acuerdo a sus intereses nacionales, atendiendo al principio de autodeterminación de los pueblos que les da el derecho a regirse como mejor les convenga, sin la intervención de otros Estados.

  • Es por ello que grandes naciones como Estados Unidos, que es uno de los países con mayor afluencia migratoria en el mundo, tiene la libre potestad de otorgar o denegar visa a quien considere conveniente, según sus propias políticas de Estado,
  • Esta aceptación generalizada es, por supuesto, entendida sobre la base del respeto a los derechos humanos, es decir, por ejemplo, que un Estado no puede prohibir la entrada a su territorio (xenelasia) a personas de determinado color sólo por esa condición humana o a personas mayores de cierta edad, sólo por considerarlos ancianos.11 Esta actitud, recrudecida en los tiempos modernos, rompe la solidaridad humana, deber imperioso derivado de su unidad o al menos de la capacidad de entenderse y reproducirse.12 Esta posición primitiva se advierte en casi todos los pueblos de la antigüedad, aún de la cultura del griego ; ya que Esparta aplicó en todo rigor la xenelasia o prohibición de que los extranjeros entraran en su territorio.

El mismo Licurgo, en Lacedemonia, se opuso también a la admisión de los extranjeros, por estimarlos «sospechosos». Así los antropólogos han advertido situaciones de xenofobia en los pueblos arcaicos, lo que demuestra que la xenofobia es un fenómeno que ha estado siempre en las conductas humanas.13 Sin embargo, hoy día es común la xenofobia en las sociedades modernas debido a la globalización, pues ésta ha mezclado, a través de procesos de migración, integrantes de distintas razas, religiones y costumbres.

Psicológicamente es comprendida por un miedo arcaico, inconsciente, a perder la identidad propia, combinado con el temor a mancillar el status económico, social y político de una comunidad. En el siglo XX, si bien la humanidad a través de sus guerras y conflictos ha aprendido la concepción del racismo y sus consecuencias, la xenofobia lejos está de desaparecer ; por el contrario, los actos racistas, los agravios individuales, la desconfianza hacia los extranjeros y las diferentes lenguas y religiones están en auge.

La crisis económica y social que sufrieron muchos países a finales del siglo XX fue el punto de partida para una manifestación agresiva de la xenofobia, que se vio reflejada desde las pancartas y los discursos hasta los actos de violencia de todo tipo.

4 Xenofobia, trabajo y paro. Temas para el debate, ISSN 1134-6574, Nº.173 (abril), 2009 (Ejemplar de (.)

14 El aumento del desempleo, la crisis económica y los despidos masivos vienen marcados por factores, causas y necesidades diferentes a la inmigración. Sin embargo, se están reproduciendo discursos y actuaciones que fomentan la xenofobia generalizada poniendo a los inmigrantes en el ojo del huracán.

Este tipo de comportamiento implica peligro para nuestras sociedades y necesita una mejora de las políticas de protección social de todos los trabajadores como lo explican expertos distintos en una serie de entrevistas realizadas después de la huelga que se observó en abril del 2009 en la refinería de la compañía Total en el condado de Lincolnshire en el Reino Unido.

Al momento de la ampliación de su sección de desulfurización, para la cual la empresa italiana IREM contrató a trabajadores portugueses e italianos, los empleados británicos se irritaron, ya que no entendieron por qué la empresa importaba mano de obra en una región donde hay cada vez más jóvenes sin trabajo.

Dicho acto fue tachado de actitud xenofóbica en contra de los portugueses e italianos, sin embargo los sindicatos implicados rechazaron cualquier motivación xenófoba e hicieron todo lo posible para evitar que ciertos elementos de extrema derecha explotasen una situación potencialmente muy sensible, como lo explica Guy Ryder Secretario General de la International Trade Union Confederation.15 En un contexto de falta de trabajo a nivel local, la huelga estuvo motivada ante todo por el temor a que el trabajo estuviese siendo subcontratado a empresas que empleaban mano de obra extranjera con términos y condiciones de trabajo inferiores a las estipuladas en los convenios colectivos existentes.

Los sindicatos británicos sostuvieron que es un conflicto derivado de la explotación realizada por la empresa hacia los trabajadores, independientemente de su nacionalidad. En un mundo ideal, los sindicatos deben comprometerse a representar a los trabajadores y trabajadoras migrantes y a defender sus intereses – la igualdad de trato es el objetivo esencial.16 Al trabajador/a extranjero(a) se le ve como «intruso» y no como generador de riqueza colectiva, y sin duda lo seguirán haciendo, facilitando la prosperidad de la economía de los países en los cuales trabajan y una más rápida salida de la crisis codo a codo con el resto de trabajadores.

5 Laboreal, Vol. VII, nº 2, 2011.

17 He allí un campo poco explorado por la ergonomía y las disciplinas científicas que comparten su proyecto : ¿Como contribuir a detectar situaciones de discriminación en el ámbito laboral ? ¿Cómo promover estudios y procesos de reflexión que permitan conocer las tipologías de discriminación en el empleo e identificar las conductas racistas en el ámbito laboral ? ¿Cómo contribuir a una prevención de los riesgos profesionales de los trabajadores extranjeros, incluso clandestinos ? Encontramos en parte una respuesta en los estudios realizados en el marco de su tesis por Maria José López-Jacob cuyo resumen aparece en este número de Laboreal,

See also:  Como Atrajo Porfirio Diaz A Los Inversionistas Extranjeros?

6 Joaquín Arango, UNED, Universidad de las Islas Baleares, http://www.ucm.es/info/gemi/descargas/arti (.)

18 Y para concluir, citaré un párrafo de Joaquín Arango, «Si bien a ésta ( la inmigración ) nunca le han faltado enemigos, en el pasado tendía a prevalecer una valoración positiva de la misma. Basta analizar la mitología dominante en el imaginario colectivo de las viejas sociedades receptoras para confirmarlo.

  • La principal preocupación en relación con la inmigración era asegurarse un suministro abundante de trabajadores.
  • Tanto su llegada como su integración en la sociedad como pobladores permanentes se fomentaban activamente.
  • Aunque no sólo, la inmigración era sobre todo vista como una fuente de oportunidades, de vivificación económica, cultural y de todo orden, incluso como una bendición.

El magnate Andrew Carnegie la definió como » un río de oro que fluye a nuestro país cada año ».»

¿Cuál es la diferencia entre xenofobia y aporofobia?

Xenofobia : ‘rechazo, miedo o aversión al extranjero, al que viene de fuera, al que no es de los nuestros, al forastero’; Aporofobia : ‘odio, repugnancia u hostilidad ante el pobre, el sin recursos, el desamparado’.

¿Qué es la aporofobia?

La palabra ‘aporofobia’ es un neologismo acuñado por la filósofa Adela Cortina en 1995 para referirse al ‘ rechazo, aversión, temor y desprecio hacia el pobre, hacia el desamparado que, al menos en apariencia, no puede devolver nada bueno a cambio ‘.

¿Cuál es la causa de la aporofobia?

Causas de la aporofobia – ¿Por qué se rechaza al pobre? La aporofobia tiene un origen neurológico, pues se trata de un fenómeno universal que se da en todos los países, independientemente de su condición social y cultural. Estamos biológicamente determinados para la «reciprocidad», es decir, para ofrecer a cambio de recibir algo por nuestro ofrecimiento.

¿Dónde hay aporofobia?

Aversión al desfavorecido – En el rechazo a los haitianos y venezolanos parece existir algo más que xenofobia o racismo, quizá lo que la escritora y filósofa española, Adela Cortina, llama aporofobia, es decir, fobia a las personas pobres o desfavorecidas, solo por el hecho de serlo.

  • Cortina acuñó el término a partir de dos vocablos griegos: áporos (pobre, desvalido) y fobéo (temer, odiar, rechazar) recordando que la palabra se le ocurrió cuando percibió que la mayoría de veces no se rechaza a los extranjeros si tienen medios de vida (dinero).
  • El rechazo se produce si son pobres o mendigos, sobre todo si se les asocia a minorías étnicas marginadas.

La Real Academia de la Lengua ha adoptado el término para definir la aversión hacia los desfavorecidos. La filósofa valenciana cree importante que exista una palabra para nombrar ese tipo específico de odio que surge cuando hay personas que no pueden dar nada a cambio y los mecanismos sociales de reciprocidad dejan de funcionar.

¿Cómo se pronuncia xenofobia en México?

RAE on Twitter: ‘#RAEconsultas La «x» inicial de origen griego se pronuncia en español: «xenofobia», «xilófono» se pronuncian,.’ / Twitter.

¿Cómo se supera la aporofobia?

¿Qué podemos hacer contra la aporofobia? Soluciones orientadas a erradicar el sinhogarismo. La pobreza y la exclusión residencial no es un rasgo identitario de una sociedad diversa que debamos proteger (tal y como sucede con otros tipos de delitos de odio que se cometen como, por ejemplo, la homofobia).

  1. La pobreza y la exclusión social y residencial es una característica de sociedades que no garantizan los derechos de sus ciudadanos y que debemos combatir.
  2. Las personas que viven en la calle sufren un alto grado de vulnerabilidad frente a los delitos de odio.
  3. La propia situación de sinhogarismo implica la ausencia de un espacio de seguridad que nos proporciona una vivienda digna.

Al cerrar la puerta de una casa, en la mayoría de los casos, las personas entramos en un espacio seguro. Consideramos que, facilitando una vivienda digna y adecuada además de dar cumplimiento a un derecho constitucional situamos a las personas sin hogar fuera del espacio que pone en riesgo su vida.

  1. Si queremos conseguir que las personas no vivan en las calles, las soluciones deben estar orientadas a erradicar el problema, no a gestionarlo.
  2. La experiencia en otros países evidencia que desarrollando metodologías innovadoras como Housing First es posible erradicar el sinhogarismo cronificado.
  3. Al desarrollar estas metodologías a través de política pública, además de solucionar un grave problema social con eficacia y eficiencia, se eliminaría el principal riesgo para las personas de sufrir un delito de odio por aporofobia.

Perspectiva de género en las políticas públicas en materia de sinhogarismo y delitos de odio. La violencia contra las mujeres es una dolorosa realidad que pone en cuestión la calidad democrática de nuestro país. La violencia afecta a todas las mujeres y de manera insidiosa a las mujeres en extrema vulnerabilidad.

  1. Es cierto que los varones en situación de sin hogar son alrededor del 80% de las personas afectadas, sin embargo, debemos tener presente el sinhogarismo femenino tiene dinámicas propias que se caracterizan por su invisibilidad y dureza.
  2. Diseñar las políticas públicas en materia de sinhogarismo desde la perspectiva de género es necesario para visibilizar y dar respuesta a las necesidades ocultas de las mujeres sin hogar.

En materia de delitos de odio resulta esencia tener en cuenta el impacto emocional y físico que supone la violencia sexual para la víctima en todas las actuaciones y protocolos Una legislación que ofrezca respuesta a la aporofobia: Ley integral delitos de odio y la modificación del Código Penal.

El actual Código Penal en el artículo 22.4 recoge como agravantes el «Cometer el delito por motivos racistas, antisemitas u otra clase de discriminación referente a la ideología, religión o creencias de la víctima, la etnia, raza o nación a la que pertenezca, su sexo, orientación o identidad sexual, razones de género, la enfermedad que padezca o su discapacid ad».

De manera específica, el Código Penal dispone una serie de comportamientos vinculados con la discriminación y la intolerancia como delitos contra los ejercicios de los derechos fundamentales y las libertades públicas (artículos 510, 511, 512 y 515) que no contemplan la situación de sinhogarismo de la víctima como un factor de vulnerabilidad.

Consideramos que es urgente una modificación del Código Penal dirigida a agravar las penas que deben imponerse a aquellas personas que actúan contra sus víctimas por su situación de sinhogarismo. Al mismo tiempo, es imprescindible la aprobación de una Ley Integral de Delitos de Odio que fomente la tolerancia y diversidad social, refuerce e impulse políticas públicas orientadas a eliminar la intolerancia y el odio y proteja a las víctimas.

Servicios de atención a víctimas adaptados a la realidad de las personas sin hogar, La atención que se ofrece a las víctimas debe estar adaptada y personalizada a las circunstancias sociales y personales de las personas sin hogar. Si se quiere ofrecer una atención integral a las víctimas, la atención jurídica, psicológica y social debe adaptarse a las características específicas de las personas sin hogar que han sufrido un delito de odio.

Adaptar los servicios de atención a víctimas supone tener en cuenta el contexto de las personas sin hogar y tener presentes en la atención a las victimas las circunstancias socioeconómicas y también individuales y psicológicas que se derivan de la situación de sinhogarismo en general, y de manera específica, tras un delito de odio por aporofobia.

Mejora de capacitación y de los protocolos de atención de los servicios sociales, policiales y tercer sector en materia de aporofobia. Es evidente que existe un gran margen de mejora en la atención que tanto los servicios sociales y policiales como las organizaciones del tercer sector ofrecemos a las víctimas de delitos de odio por aporofobia.

Mejorar la capacitación de los y las profesionales en materia de aporofobia y delitos de odio debe ser objetivo de las instituciones públicas y del tercer sector que quieran ofrecer una respuesta adecuada, profesional y eficiente a esta realidad. Campañas de sensibilización y denuncia dirigidas a la ciudadanía.

Romper la distancia moral existente entre la ciudadanía y el colectivo de las personas sin hogar es necesario para evitar comportamientos discriminatorios hacia las personas sin hogar y prevenir comportamientos delictivos. Un ciudadanía informada y comprometida y activa contra la injusticia y la pobreza empuja a las administraciones públicas a tomar medidas contra las causas, al tiempo que resulta ser el mejor muro de contención contra el odio y la prevención de delitos.

  • La denuncia ciudadana de las discriminaciones que sufren las personas sin hogar es necesaria para erradicar los mitos acerca de estos delitos y visibilizar situaciones de injusticia que permanecen ocultas socialmente.
  • Es necesario apostar por el desarrollo de campañas de sensibilización, información y denuncia sobre la realidad de las personas sin hogar y los delitos de odio por aporofobia como estrategia contra el silencio y la invisibilidad de esta violencia.
See also:  Que Paises Extranjeros Invirtieron En Mexico Durante El Porfiriato?

Campañas de información y sensibilización para personas sin hogar. La violencia contra las personas sin hogar es tan cotidiana que resulta difícil para las víctimas poder identificarla y nombrarla salvo cuando la violencia física que han sufrido es extrema.

Las propias estrategias de supervivencia de las personas sin hogar les llevan a interiorizar y aceptar la violencia contra ellos como una norma de conducta. Son necesarias campañas de información y sensibilización para personas sin hogar en materia de delitos de odio que faciliten la identificación de la aporofobia por parte de las víctimas y que informen sobre los recursos que las víctimas tienen a su disposición.

Cristina Hernández de RAIS. : ¿Qué podemos hacer contra la aporofobia?

¿Cómo se llama el miedo a los indigentes?

Adela Cortina acuñó un nuevo término: ‘ aporofobia ‘, que significa odio al indigente, aversión hacia los desfavorecidos.

¿Quién acuño aporofobia?

MADRID, 9 Jun. (EUROPA PRESS) – La filósofa Adela Cortina acuñó hace más de 20 años la palabra ‘aporofobia’ -fobia a las personas pobres- y la RAE la introdujo en su diccionario digital a finales de 2017. Ahora, el Gobierno ha aprovechado la Ley de Protección a la Infancia aprobada este martes para tipificar como delito de odio la aporofobia.

  • La filósofa afirma que es «de justicia» que estas acciones de maltrato se incorporen al Código Penal.
  • Que se incluya la aporofobia en el conjunto de delitos de odio creo que es una medida de justicia, porque la regulación en estos casos se debe al interés del Estado de proteger a colectivos desfavorecidos, cuya vulnerabilidad resulta de la propia realidad social», ha señalado en declaraciones a Europa Press la filósofa.

El Ejecutivo ha aprobado en Consejo de Ministros la Ley orgánica de protección integral a la infancia y a la adolescencia frente a la violencia, y su remisión al Congreso para la tramitación parlamentaria. En el texto, se da una nueva regulación a los delitos de odio, incluyendo la aporofobia y la exclusión social dentro de estos tipos penales.

Cortina ha recordado cómo entre los delitos de odio tipificados figuraban ya los dañados por racismo, antisemitismo, ideología, religión o creencia, situación familiar o pertenencia a una etnia, raza o nación, entre otros, si bien la aporofobia «quedaba excluida», cuando reunía «todos los requisitos» para formar parte de esta tipificación.

«Lo cierto es que se entendía que la motivación de la acción para considerarla como delito de odio es en estos casos el odio o desprecio al grupo por ser diferente y, por otra parte, el bien jurídico que se protege en estos casos es la dignidad de la persona.

¿Qué valores anula la aporofobia?

Aporofobia, el miedo al pobre que anula la empatía El acento Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos Una mujer y un bebé, en la ciudad libia de Benghazi, antes der repatriada a su país a principios de enero.

  • Vídeo: Abdullah DOMA (AFP) Para que algo exista en la conciencia colectiva hay que poder nombrarlo.
  • Poner nombre a lo que ocurre y no se ve o no se quiere ver es lo que ha hecho la filósofa Adela Cortina con una realidad que está ahí pero preferimos ignorar: el miedo, la aversión y el rechazo a los pobres.

Lo ha denominado aporofobia, un fenómeno que está en el origen de las corrientes de xenofobia y racismo que se extienden por el acomodado mundo occidental. Adela Cortina acuñó este concepto a partir de los términos grietos griego áporos (sin recursos) y fobos (temor, pánico) y lo ha utilizado en trabajos académicos y artículos, hasta imponerlo, pese a las reticencias de los editores a las palabras extrañas, como título de su último libro: Aporofobia, el rechazo al pobre (Paidós, 2017).

El esfuerzo ha tenido recompensa. Hace unas semanas el neologismo fue incorporado al Diccionario de la lengua española y la Fundación del Español Urgente lo ha declarado la palabra del año de 2017, como en años anteriores fueron populismo, refugiado, selfi y escrache. En la palabra aporofobia Fundéu ha encontrado no solo un término muy significativo, sino una rara avis lingüística: «una voz con autor conocido y fecha de nacimiento».

La aporofobia, como señala Adela Cortina, es lo que alimenta el rechazo a inmigrantes y refugiados. No se les rechaza por extranjeros, sino por pobres. Nadie pone reparos a que un jeque árabe se instale en un país europeo, ni a facilitar la residencia a un futbolista famoso.

Los yates atracan sin problemas en la costa rica del Mediterráneo mientras las pateras se hunden tratando de alcanzarlas. A Trump no se le ha ocurrido poner un muro en el norte, en la frontera con Canadá, sino en el sur, en la frontera con México. Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.

El odio al pobre se expresa también con los excluidos del propio país. Según el Observatorio Hatento, una iniciativa de las entidades sociales para denunciar agresiones a las personas sin techo, el 47% de quienes viven en la calle han sido víctimas de delitos de odio.

  1. Por su situación de exclusión, son también los más indefensos.
  2. La recesión económica ha exacerbado el miedo a la pobreza porque nos ha hecho ver que todos somos vulnerables.
  3. Que el mejor empleado de la empresa más segura puede quedarse de repente en la calle sin medios de subsistencia.
  4. Pero para que el miedo se convierta en rechazo es preciso un proceso mental que anule la compasión y la empatía.

Ese proceso lo proporciona la ideología y se activa cuando señala a los pobres como culpables de su pobreza. Cuando afirma que la pobreza no es fruto de unas condiciones estructurales que dejan a muchos en la cuneta, sino el resultado de una indolencia, un error individual o una culpa personal.

¿Por qué rechazamos a los pobres?

Aporofobia, ¿por qué rechazamos al pobre? | Noticias Foro Antón Martín El pasado miércoles, Ramón Ortega, profesor de Antropología de la Salud, impartió una conferencia titulada «Aporofobia, ¿por qué rechazamos al pobre?» en el Foro Antón Martín, un espacio de debate y reflexión entre alumnos y profesores.

El término aporofobia fue acuñado por la filósofa en 2008 para referirse al miedo, rechazo o aversión a los pobres. «No molesta el extranjero por el hecho de serlo. Molesta, eso sí, que sean pobres, que vengan a complicar la vida a los que, mal que bien, nos vamos defendiendo, que no traigan al parecer recursos, sino problemas»,

La filósofa consideró necesario buscar una palabra que nos ayudase a definir esta realidad social porque lo que no tiene nombre no existe. La aporofobia es un rasgo propio de la sociedad occidental basada en el principio de la reciprocidad e intercambio económico, donde las personas tienen que tener una utilidad en el sistema.

En este sentido, las personas pobres sin recursos son rechazados porque no tienen nada que ofrecer. Por tanto, a las actitudes racistas y xenófobas que vemos y vivimos cada día se suma una fobia distinta que nos producen las personas más vulnerables. Durante la ponencia Ramón Ortega ha citado el libro de Adela Cortina «» para exponer esta teoría.

» Un alumno de Erasmus que viene a nuestra universidad nos parece un enriquecimiento cultual y lo recibimos con hospitalidad. En cambio, rechazamos al inmigrante pobre que no tiene hogar y parece que no puede aportar nada positivo.» ejemplificaba el profesor de Antropología de la Salud.

Este rechazo se intensifica debido a los discursos de odio de los nuevos partidos de ultraderecha que proliferan en Europa y Estados Unidos junto a la crisis de refugiados y a la ola de xenofobia. » Pero lo peor de todo es que abundan los partidos políticos que apuestan por el discurso xenófobo como seña de identidad y como incentivo para ganar votos «, explica Adela Cortina en su libro.

A modo de cierre, Ramón Ortega animó a los participantes a pensar en el problema de la aporofobia y se generó un debate muy interesante entre alumnos y profesores. : Aporofobia, ¿por qué rechazamos al pobre? | Noticias

See also:  Con Cuantos Extranjeros Juegan El America?

¿Cómo se relaciona la aporofobia con la ética global?

Parece como si el pobre molestara en la sociedad y en la propia familia, generando una fobia hacia él, que lleva a rechazar a las personas, convirtiéndolas en mundialmente invisibles1. Este miedo a los pobres ha sido denominado por la filósofa española Adela Cortina como aporofobia.

¿Por qué México se pronuncia con j?

¿Cuándo se convierte en «Méjico»? – Ya desde el mismo siglo XVI de la conquista de México (1521), el castellano estaba perdiendo el sonido fricativo prepalatal sordo /sh/ y en el siglo XVII terminó por desaparecer. Son pocas las palabras de nuestro idioma que aún tienen ese sonido, muchas de las cuales proceden de otras lenguas que sí lo tienen, como el inglés, el portugués o el francés.

  • Fuente de la imagen, Getty Images Pie de foto, Los documentos de la época prehispánica y colonial guardan la memoria de los nombres de los lugares de México.
  • Paralelamente existía el sonido fricativo velar sordo, que es el que se escucha en la jota o con la ge.
  • En el siglo XVII ya nadie pronunciaba el /sh/ en español, por eso es que en ese siglo ya todo mundo decía México (con el sonido de la j)», dice Nadal.

La RAE estableció en 1815 la Ortografía de la Lengua Castellana en la que instruyó que todas las palabras que se escribían con equis y que se pronunciaban con /j/ debían ahora escribirse con jota, y ya no con equis. Ahí es cuando México se convierte en Méjico para la RAE.

¿Qué es la xenofobia en inglés?

Xenophobia a strong fear or dislike of people from other countries.

¿Qué es el xenofobia según la RAE?

1.f. Odio, repugnancia u hostilidad hacia los extranjeros.

¿Cómo se manifiesta la aporofobia?

RESUMEN: La aporofobia aparece hoy definida como el odio o rechazo contra la persona en situación de pobreza. No solo las personas pueden ser aporófobas: también puede serlo el sistema jurídico.

¿Cuál es la postura del autor en el texto es que somos muy pobres?

En el cuento ‘Es que somos muy pobres ‘ hay una percepción negativa y determinista de la naturaleza, específicamente del agua, la cual se asocia a un determinismo social vinculando la pobreza y la no posesión de bienes materiales a la perdición, y a no poder encontrar un marido.

¿Cómo se llama el miedo a los indigentes?

Adela Cortina acuñó un nuevo término: ‘ aporofobia ‘, que significa odio al indigente, aversión hacia los desfavorecidos.

¿Cómo se manifiesta la aporofobia?

RESUMEN: La aporofobia aparece hoy definida como el odio o rechazo contra la persona en situación de pobreza. No solo las personas pueden ser aporófobas: también puede serlo el sistema jurídico.

¿Qué valores anula la aporofobia?

Aporofobia, el miedo al pobre que anula la empatía El acento Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos Una mujer y un bebé, en la ciudad libia de Benghazi, antes der repatriada a su país a principios de enero.

  • Vídeo: Abdullah DOMA (AFP) Para que algo exista en la conciencia colectiva hay que poder nombrarlo.
  • Poner nombre a lo que ocurre y no se ve o no se quiere ver es lo que ha hecho la filósofa Adela Cortina con una realidad que está ahí pero preferimos ignorar: el miedo, la aversión y el rechazo a los pobres.

Lo ha denominado aporofobia, un fenómeno que está en el origen de las corrientes de xenofobia y racismo que se extienden por el acomodado mundo occidental. Adela Cortina acuñó este concepto a partir de los términos grietos griego áporos (sin recursos) y fobos (temor, pánico) y lo ha utilizado en trabajos académicos y artículos, hasta imponerlo, pese a las reticencias de los editores a las palabras extrañas, como título de su último libro: Aporofobia, el rechazo al pobre (Paidós, 2017).

El esfuerzo ha tenido recompensa. Hace unas semanas el neologismo fue incorporado al Diccionario de la lengua española y la Fundación del Español Urgente lo ha declarado la palabra del año de 2017, como en años anteriores fueron populismo, refugiado, selfi y escrache. En la palabra aporofobia Fundéu ha encontrado no solo un término muy significativo, sino una rara avis lingüística: «una voz con autor conocido y fecha de nacimiento».

La aporofobia, como señala Adela Cortina, es lo que alimenta el rechazo a inmigrantes y refugiados. No se les rechaza por extranjeros, sino por pobres. Nadie pone reparos a que un jeque árabe se instale en un país europeo, ni a facilitar la residencia a un futbolista famoso.

  • Los yates atracan sin problemas en la costa rica del Mediterráneo mientras las pateras se hunden tratando de alcanzarlas.
  • A Trump no se le ha ocurrido poner un muro en el norte, en la frontera con Canadá, sino en el sur, en la frontera con México.
  • Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.

El odio al pobre se expresa también con los excluidos del propio país. Según el Observatorio Hatento, una iniciativa de las entidades sociales para denunciar agresiones a las personas sin techo, el 47% de quienes viven en la calle han sido víctimas de delitos de odio.

  • Por su situación de exclusión, son también los más indefensos.
  • La recesión económica ha exacerbado el miedo a la pobreza porque nos ha hecho ver que todos somos vulnerables.
  • Que el mejor empleado de la empresa más segura puede quedarse de repente en la calle sin medios de subsistencia.
  • Pero para que el miedo se convierta en rechazo es preciso un proceso mental que anule la compasión y la empatía.

Ese proceso lo proporciona la ideología y se activa cuando señala a los pobres como culpables de su pobreza. Cuando afirma que la pobreza no es fruto de unas condiciones estructurales que dejan a muchos en la cuneta, sino el resultado de una indolencia, un error individual o una culpa personal.

¿Quién acuño aporofobia?

MADRID, 9 Jun. (EUROPA PRESS) – La filósofa Adela Cortina acuñó hace más de 20 años la palabra ‘aporofobia’ -fobia a las personas pobres- y la RAE la introdujo en su diccionario digital a finales de 2017. Ahora, el Gobierno ha aprovechado la Ley de Protección a la Infancia aprobada este martes para tipificar como delito de odio la aporofobia.

  • La filósofa afirma que es «de justicia» que estas acciones de maltrato se incorporen al Código Penal.
  • Que se incluya la aporofobia en el conjunto de delitos de odio creo que es una medida de justicia, porque la regulación en estos casos se debe al interés del Estado de proteger a colectivos desfavorecidos, cuya vulnerabilidad resulta de la propia realidad social», ha señalado en declaraciones a Europa Press la filósofa.

El Ejecutivo ha aprobado en Consejo de Ministros la Ley orgánica de protección integral a la infancia y a la adolescencia frente a la violencia, y su remisión al Congreso para la tramitación parlamentaria. En el texto, se da una nueva regulación a los delitos de odio, incluyendo la aporofobia y la exclusión social dentro de estos tipos penales.

Cortina ha recordado cómo entre los delitos de odio tipificados figuraban ya los dañados por racismo, antisemitismo, ideología, religión o creencia, situación familiar o pertenencia a una etnia, raza o nación, entre otros, si bien la aporofobia «quedaba excluida», cuando reunía «todos los requisitos» para formar parte de esta tipificación.

«Lo cierto es que se entendía que la motivación de la acción para considerarla como delito de odio es en estos casos el odio o desprecio al grupo por ser diferente y, por otra parte, el bien jurídico que se protege en estos casos es la dignidad de la persona.