Academia Nacional de Seguridad

Aprende, Practica, Explora

Que Dice La Biblia De Los Extranjeros?

Que Dice La Biblia De Los Extranjeros
¿Dónde habla la Biblia de los extranjeros? ‘Porque el Señor tu Dios es Dios de dioses y Señor de señores; él es el gran Dios, poderoso y terrible, que no actúa con parcialidad ni acepta sobornos. Él defiende la causa del huérfano y de la viuda, y muestra su amor por el extranjero, proveyéndole ropa y alimentos’ ( libro de Deuteronomio 10:17-19 ).

¿Qué dice la Biblia de cómo tratar a los extranjeros?

La actitud de Dios hacia los migrantes Dios se preocupa y cuida de las personas impotentes y vulnerables. Se debe cuidar de los extranjeros (Levítico 19:9-10), y tratarlos como conciudadanos (Levítico 19:34) y darles una porción de los diezmos (Deuteronomio 14:28-29).

¿Qué son los extranjeros en la Biblia?

El extranjero es quien ha abandonado su clan o su patria y pide asilo en otra comunidad humana que vive en otra parte (Gn 23,4; Ex 2,22; 18,3).

¿Qué dice la Biblia en Deuteronomio 31 8?

8 Y Jehová es el que va delante de ti; él a estará contigo; no te dejará ni te desamparará; no temas ni te intimides.

¿Qué dice la Palabra de Dios en Santiago 1 22?

Santiago 1

  • 1, siervo de Dios y del Señor Jesucristo, a las doce tribus que están : Salud.
  • 2 Hermanos míos, tened por sumo gozo cuando os halléis en pruebas,
  • 3 sabiendo que la de vuestra fe produce,
  • 4 Pero tenga la paciencia su obra, para que seáis perfectos y cabales, sin que os falte cosa alguna.
  • 5 si alguno de vosotros tiene falta de, a Dios, quien da a todos abundantemente y sin reproche, y será dada.
  • 6 Pero pida con, no dudando nada, porque el que duda es semejante a la ola del mar, que es movida por el viento y echada de una parte a otra.
  • 7 No piense, pues, ese hombre que recibirá cosa alguna del Señor.
  • 8 El hombre de ánimo es inconstante en todos sus caminos.
  • 9 El hermano que es de humilde, regocíjese en su exaltada posición;
  • 10 pero el que es rico, en su condición humilde, porque él pasará como la flor de la,
  • 11 Porque cuando sale el sol con calor abrasador, la hierba se seca, y su flor se cae y perece su hermosa apariencia; así también se marchitará rico en todos sus caminos.
  • 12 Bienaventurado el hombre que, porque una vez que haya sido, recibirá la de vida, que Dios ha prometido a los que le aman.
  • 13 Cuando alguno es tentado, no diga que es tentado de parte de Dios, porque Dios no puede ser tentado por el mal, ni él tienta a nadie,
  • 14 sino que cada uno es, cuando de su propia es atraído y seducido.
  • 15 Y la concupiscencia, después que ha concebido, da a luz el ; y el pecado, siendo consumado, da a luz la,
  • 16 Amados hermanos míos, no erréis.
  • 17 Toda dádiva y todo don perfecto viene de lo alto, y del Padre de las, en quien no hay ni sombra de variación.
  • 18 Él, de su voluntad, nos hizo nacer por la palabra de verdad, para que fuésemos como las de sus criaturas.
  • 19 Por esto, mis amados hermanos, todo hombre sea pronto para oír, tardo para, para airarse,
  • 20 porque la ira del hombre no produce la justicia de Dios.
  • 21 Por lo cual, desechando toda y exceso de malicia que tanto abunda, recibid con la palabra implantada, la cual puede salvar vuestras almas.
  • 22 Pero sed de la palabra, y no tan solamente oidores, engañándoos a vosotros mismos.
  • 23 Porque si alguno es de la palabra, y no hacedor de ella, este es semejante al hombre que considera en un espejo su rostro natural.
  • 24 Porque después de mirarse a sí mismo, se va, y enseguida se olvida de cómo era.
  • 25 Pero el que mira atentamente en la ley, la de la libertad, y en ella, no siendo oidor olvidadizo, sino hacedor de la obra, este será bienaventurado en lo que hace.
  • 26 Si alguno se cree religioso entre vosotros, y no refrena su, sino que engaña su corazón, la religión del tal es vana.
  • 27 La pura y sin mácula delante de Dios el Padre es esta: a los huérfanos y a las en sus tribulaciones, y sin mancha mundo.

¿Qué dice la Biblia sobre estar unidos?

Eclesiastés 4:9-12 bien dice: «Es mejor ser dos que uno, porque ambos pueden ayudarse mutuamente a lograr el éxito. Si uno cae, el otro puede darle la mano y ayudarle; pero el que cae y está solo, ese sí que está en problemas. Alguien que está solo, puede ser atacado y vencido, pero si son dos, se ponen de espalda con espalda y vencen; mejor todavía si son tres, porque una cuerda triple no se corta fácilmente» (NTV).

El evangelismo masivo —practicado en el poder del Espíritu Santo y basado en la Palabra de Dios— ayuda a los creyentes a presentar al mundo un frente unido. El escándalo de divisiones dentro del cristianismo requiere que se realicen festivales masivos unidos. Digamos al mundo que nos amamos y tenemos las mismas verdades fundamentales.

Cuando se rompen barreras y se dejan atrás animosidades, los creyentes experimentan como nunca antes «el amor de Dios que ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo» (Romanos 5:5 RV60).

¿Qué dice en Efesios 2 19?

Devoción diaria: No siendo ya extranjeros Por eso, ya no sois extranjeros ni forasteros, sino conciudadanos de los santos y miembros de la familia de Dios, edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, siendo la principal piedra del ángulo Jesucristo mismo.

  • Pablo dice que aquellos de nosotros que hemos venido a Cristo ya no somos extranjeros ni forasteros.
  • Para empezar, somos «conciudadanos de los santos».
  • Ha entrado usted en un nuevo reino.
  • Ha cambiado su ciudadanía y se encuentra ahora bajo otra autoridad.
  • Nosotros damos por sentado los derechos de la ciudadanía norteamericana, de tal manera que casi nos hemos olvidado del hecho de que nos encontramos bajo autoridad.

El gobierno tiene ciertos poderes sobre nosotros. Nos encontramos bajo autoridad, que es la primera característica de la ciudadanía. Pero lo que hace que nos regocijemos en nuestra ciudadanía es que disfrutamos de ciertos privilegios. Cuando yo viajo al extranjero me alegra siempre ser un ciudadano americano debido a que puedo disfrutar la protección que otras personas no tienen.

En el reino de Dios tiene usted la protección de un Rey. Hay poder a su disposición, el poder de la resurrección, la clase de poder que obra mucho más allá de la manera de pensar y de los planes humanos, y Dios le invita a usted a pedirle Su ayuda respecto a ese recurso siempre que lo necesite usted.

En segundo lugar, somos «miembros de la familia de Dios». Éste es un avance acerca del primer punto. Somos miembros de la propia familia íntima de Dios. Un hijo siempre es de categoría superior a cualquier embajador, gobernador o secretario. Una biografía de Abraham Lincoln contaba un incidente cuando el presidente estaba con gabinete en una reunión de importancia crucial.

  • Estaban en la sala del gabinete cuando alguien llamó a la puerta.
  • Allí estaba Willy, el hijo de diez años del presidente, que quería ver a su padre.
  • Lincoln dejó a todos los miembros del gabinete para ver qué era lo que quería Willy.
  • Willy era superior a todos los allí reunidos.
  • Ésta es la gran verdad que está intentando explicar Pablo para nuestros corazones, que hace que tengamos acceso al Padre, que es el Rey y tiene una enorme autoridad y poder en los asuntos del mundo.

En tercer lugar, Pablo continúa hablando acerca de una relación más íntima: Usted ha sido edificado «sobre el fundamento de los apóstoles y los profetas, siendo la principal piedra del ángulo Jesucristo mismo». Es posible que esto dé la impresión de ser en cierto modo menos importante.

  1. Después de todo, un edificio es un objeto un tanto frío e impersonal en comparación con la relación de una familia.
  2. Pero de hecho el apóstol se está acercando aun más, refiriéndose a una relación íntima, porque está enfatizando la intimidad de los miembros de la misma habitación de Dios, los unos con los otros y con el Señor.
See also:  Paises Que Ofrecen Becas A Extranjeros?

Es posible para los miembros de una familia encontrarse dispersos por la tierra. Pero en la estructura del edificio, ninguna separación de las piedras que forman los muros es posible. Si se separasen las piedras, el edificio se derrumbaría, de modo que el apóstol nos está mostrando una relación más íntima.

¿Qué dice Filipenses 3 20?

1 Por lo demás, hermanos, regocijaos en el Señor. A mí, a la verdad, no me es molesto escribiros las mismas cosas, y a vosotros os da seguridad.2 Guardaos de los perros, guardaos de los malos obreros, guardaos de la mutilación.3 Porque nosotros somos la a circuncisión, los que b servimos en espíritu a Dios, y nos gloriamos en Cristo Jesús, no teniendo confianza en la c carne,4 Aunque yo tengo también de qué confiar en la carne.

¿Quién fue el primer inmigrante en la Biblia?

A través de las escrituras hebreas, la migración es un tema importante—comenzando con Abraham, quien inmigra a la tierra de Canaán (Génesis 12). José y su familia comienzan el largo viaje a Egipto (Génesis 46 y 47). Moisés dirige al pueblo de Dios durante 40 años (resumido en Números 33-35).

¿Qué dice Exodo 22 21?

21 Y al extranjero no maltratarás ni a oprimirás, porque extranjeros fuisteis vosotros en la tierra de Egipto.22 A ninguna a viuda ni huérfano afligiréis.

¿Qué dice en Filipenses 4 19?

19 Mi Dios, pues, os proveerá de todo a lo que os falta conforme a sus b riquezas en gloria en Cristo Jesús.20 Al Dios, pues, y Padre nuestro, sea la gloria por los siglos de los siglos. Amén.

¿Qué dice el Salmo 34 4?

4 a Busqué a Jehová, y él me respondióy me libró de todos mis temores.5 A él miraron y a resplandecieron,y sus rostros no se avergonzaron.6 Este pobre clamó, y Jehová le oyóy lo libró de todas sus angustias.

¿Qué dice el Salmo 46 1?

1 Dios es nuestro refugio y fortaleza,nuestro pronto auxilio en las tribulaciones.4 Hay un río cuyas corrientes alegran la ciudad de Dios,el lugar santo de las moradas del Altísimo.

¿Qué dice Gálatas 6 3?

3 Porque el que cree ser algo, no siendo nada, a sí mismo se engaña.4 Así que, cada uno examine su propia obra, y entonces tendrá motivo de gloriarse solo respecto de sí mismo, y no respecto de otro.

¿Qué dice Hebreos 3 7?

Hebreos 3

  • 1 Por tanto, hermanos santos, participantes del llamamiento celestial, al y de nuestra, Cristo Jesús,
  • 2 quien es fiel al que le constituyó, como también lo fue Moisés toda la casa de él.
  • 3 Porque de tanta mayor gloria que Moisés es estimado digno este, así como el que edificó la casa tiene mayor honra que la casa misma.
  • 4 Porque toda casa es edificada por alguno; pero el que hizo todas las cosas es Dios.
  • 5 Y Moisés en verdad fue fiel sobre toda la casa de Dios, como siervo, para testimonio de lo que se había de decir;
  • 6 pero Cristo, como hijo fue fiel sobre la de Dios, cuya somos nosotros, si es que hasta el fin retenemos firme la confianza y la gloria de la esperanza.
  • 7 Por lo cual, como dice el Espíritu Santo: Si oyereis hoy su voz,
  • 8 no vuestros corazones como en la, en el día de la tentación en el desierto,
  • 9 donde me tentaron vuestros padres; me pusieron a prueba, y vieron mis obras cuarenta años.
  1. 10 A causa de lo cual me enojé con esa generación, y dije: Siempre divagan ellos en su corazón, y no han conocido mis caminos.
  2. 11 Juré, pues, en mi ira: entrarán en mi reposo.
  3. 12 Mirad, hermanos, que no haya en ninguno de vosotros malo de incredulidad para del Dios vivo.
  4. 13 Antes bien, los unos a los otros cada día, entretanto que dure lo que se llama hoy, para que ninguno de vosotros se endurezca por el del pecado.
  5. 14 Porque somos hechos participantes de Cristo, con tal que conservemos hasta el fin el comienzo de nuestra confianza,
  6. 15 entretanto que se dice: Si oyereis hoy su voz, endurezcáis vuestros corazones, como en la provocación.
  7. 16 Porque algunos de los que habían salido de Egipto con Moisés, habiendo oído, le provocaron, aunque no todos.

17 ¿Y con quiénes estuvo enojado cuarenta años? ¿No fue con los que pecaron, cuyos cayeron en el desierto? 18 ¿Y a quiénes juró que no entrarían en su reposo, sino a aquellos que no obedecieron? 19 Y vemos que no pudieron entrar a causa de su,

¿Qué nos dice Mateo 4 4?

1 Entonces Jesús fue llevado por el Espíritu al desierto a para ser tentado por el diablo.2 Y después de haber a ayunado cuarenta días y cuarenta noches, b tuvo hambre.3 Y se le acercó el a tentador y le dijo: Si eres el Hijo de Dios, di que estas piedras se conviertan en pan.4 Mas él, respondiendo, dijo: Escrito está: a No solo de pan vivirá el hombre, sino de toda b palabra que sale de la boca de Dios.5 a Entonces el diablo le llevó a la b santa ciudad, y le puso sobre el pináculo del templo 6 a y le dijo : b Si eres el Hijo de Dios, échate abajo, porque escrito está: A sus ángeles mandará por ti, y te llevarán en sus manos, para que no tropieces con tu pie en piedra.7 Jesús le dijo: Escrito está también: a No tentarás al Señor tu Dios.8 a Otra vez le llevó el diablo a un monte muy alto, y le mostró todos los b reinos del mundo y la gloria de ellos, 9 a y le dijo : Todo esto te daré, si postrado me adoras.10 Entonces Jesús le dijo: Vete, a Satanás, porque escrito está: Al Señor tu Dios b adorarás y a él solamente servirás.11 El diablo entonces le dejó, a y he aquí, los ángeles vinieron y le servían.12 Cuando Jesús oyó que Juan estaba preso, volvió a a Galilea ; 13 y dejando Nazaret, vino y habitó en Capernaúm, ciudad marítima, en los confines de Zabulón y de Neftalí, 14 para que se cumpliese lo que fue dicho por medio del profeta Isaías, cuando dijo: 15 a Tierra de Zabulón y tierra de Neftalí, camino del mar, al otro lado del Jordán, Galilea de los gentiles; 16 el pueblo asentado en tinieblas vio gran a luz ; y a los asentados en región y sombra de muerte, luz les resplandeció.17 Desde entonces comenzó Jesús a a predicar y a decir: b ¡Arrepentíos, porque el reino de los cielos c se ha acercado ! 18 Y andando Jesús junto al mar de Galilea, vio a dos hermanos, a Simón, que es llamado Pedro, y a Andrés, su hermano, que echaban la red en el mar, porque eran pescadores.19 Y les dijo: a Venid en pos de mí, y os haré pescadores de hombres.20 Ellos entonces, dejando al instante las redes, a le siguieron.21 Y pasando de allí, vio a otros dos hermanos, a a Jacobo hijo de Zebedeo, y a b Juan, su hermano, en la barca con Zebedeo, su padre, que remendaban sus redes; y c los llamó.22 Y ellos, dejando al instante la barca y a su padre, le siguieron.23 Y Jesús recorría toda Galilea, enseñando en las sinagogas de ellos, y predicando el evangelio del reino, y a sanando toda b enfermedad y toda dolencia c en el pueblo.24 Y su fama se extendió por toda Siria, y le trajeron a todos los que tenían dolencias: los afligidos por diversas enfermedades y tormentos, y los a endemoniados, y los lunáticos y los paralíticos, y b los sanó.25 Y le siguieron grandes multitudes de Galilea, y de Decápolis, y de Jerusalén, y de Judea y del otro lado del Jordán.

¿Donde dice en la Biblia el que no provee para su casa?

‘porque si alguno no provee para los suyos, y mayormente para los de su casa, ha negado la fe, y es peor que un incrédulo’ ( 1 Timoteo 5:8 ).

¿Qué dice la Biblia si uno no se casa?

1 Corintios 7

  • 1 En cuanto a las cosas de que me escribisteis, para el hombre no tocar mujer.
  • 2 Pero causa de las, cada uno tenga su, y cada una tenga su marido.
  • 3 El marido con la esposa el deber conyugal, y asimismo la esposa con el marido.
  • 4 La esposa no tiene potestad sobre su propio cuerpo, sino el marido; ni tampoco el marido tiene potestad sobre su propio cuerpo, sino la esposa.
  • 5 os neguéis el uno al otro, a no ser por algún tiempo de mutuo consentimiento, para ocuparos en el ayuno y la oración; y volved a juntaros en uno, para que no os a causa de vuestra falta de dominio propio.
  • 6 Mas esto digo por vía de concesión, no por mandamiento.
  • 7 Quisiera más bien que todos los hombres fuesen como yo; pero cada uno tiene su propio de Dios; uno a la verdad de una manera, y otro de otra.
  • 8 Digo, pues, a los solteros y a las viudas, que bueno les fuera quedarse como yo.
  • 9 Pero si carecen de dominio propio, cásense; mejor es casarse que,
  • 10 Y a los que están unidos en matrimonio, mando, no yo, sino el Señor: Que la esposa no separe del marido;
  • 11 y si se separa, quédese sin casar, o reconcíliese con su marido; y que el marido no abandone a su esposa.
  • 12 Y a los demás yo digo, no el Señor: Si algún hermano tiene esposa que no sea creyente, y ella consiente en vivir con él, no la abandone.
  • 13 Y si una mujer tiene que no sea creyente, y él consiente en vivir con ella, no lo abandone.
  • 14 Porque el marido no creyente es por la esposa, y la esposa no creyente, por el marido; pues de otra manera vuestros hijos serían impuros; mientras que ahora son santos.
  • 15 Pero si el no creyente se separa, sepárese, pues el hermano o la hermana no están sujetos a servidumbre en semejante caso, sino que nos llamó Dios.
See also:  Cuantos Extranjeros Viven En Mexico?

16 Porque, ¿cómo sabes, oh mujer, si quizá a tu marido? O, ¿cómo sabes, oh marido, si quizá salvarás a tu esposa? 17 Pero a cada uno como el Señor le, y como Dios llamó a cada uno, así haga. Y así lo prescribo en todas las iglesias.18 ¿Fue llamado alguno ya circuncidado? Quédese circunciso.

  1. 22 Porque el que en el Señor es llamado siendo esclavo, es del Señor; asimismo, el que es llamado siendo libre, es de Cristo.
  2. 23 Por precio sois ; no os hagáis esclavos de los hombres.
  3. 24 Cada uno, hermanos, en el llamamiento en que fue llamado, así permanezca para con Dios.
  4. 25 En cuanto a las que son vírgenes, no tengo mandamiento del Señor; pero doy mi parecer, como quien ha alcanzado del Señor para ser fiel.
  5. 26 Tengo, pues, esto por bueno a causa de la dificultad que apremia, que bueno es hombre quedarse así.

27 ¿Estás ligado a esposa? No procures separarte. ¿Estás libre de mujer? No procures esposa.

  • 28 Mas también si te casas, no pecas; y si la doncella se casa, no peca; pero los tales tendrán aflicción de la carne, y yo os la quisiera evitar.
  • 29 Pero digo, hermanos: El tiempo es corto; resta, pues, que los que tienen esposa sean como si no las tuvieran,
  • 30 y los que lloran, como si no llorasen; y los que se regocijan, como si no se regocijasen; y los que compran, como si no poseyesen;
  • 31 y los que disfrutan las cosas de este mundo, como si no las disfrutasen, porque la actual de este pasará.
  • 32 Quisiera, pues, que estuvieseis sin congoja. El soltero se preocupa por las cosas que son del Señor, de cómo agradar al Señor;
  • 33 pero el casado se preocupa por las cosas que son del mundo, de cómo agradar a su esposa.
  • 34 Hay asimismo diferencia entre la casada y la doncella: la doncella se preocupa por las cosas del Señor, para ser santa tanto en el cuerpo como en el espíritu; pero la casada se preocupa por las cosas del mundo, de cómo agradar a su marido.
  • 35 Esto digo para vuestro provecho; no para poneros restricción, sino para lo honesto y decente, y para que sin impedimento os dediquéis al Señor.
  • 36 Mas, si a alguno le parece que no se comporta correctamente con respecto a su doncella, que pasa ya de edad, y que conviene que se haga algo, haga lo que quiera, no peca; cásense.
  • 37 Pero el que está firme en su corazón, y no tiene necesidad, sino que domina su voluntad, y ha determinado en su corazón guardar a su doncella, bien hace.
  • 38 Así que, el que se da en casamiento, bien hace; y el que no se da en casamiento, hace mejor.
  • 39 La mujer casada está ligada por la ley a su marido mientras él vive; pero si su marido muere, queda libre para casarse con quien quiera, con tal que sea en el Señor.
  • 40 Pero, a mi juicio, más venturosa será si se queda así; y pienso que también yo tengo el Espíritu de Dios.

¿Donde dice en la Biblia que hay que trabajar?

¿Qué dice la Biblia sobre el trabajo? – El trabajo ha sido la forma de vida en la tierra desde que Adán y Eva dejaron el Jardín de Edén. El Señor le dijo a Adán: «con el sudor de tu rostro comerás el pan» (Génesis 3:19). Adán y Eva trabajaron en el campo para obtener el sustento y todo lo necesario para ellos y su familia (véase Moisés 5:1).

¿Qué dice Gálatas 2 16?

Gálatas 2:16-20 RVR1960 – sabiendo que el hombre no es justificado por las obras de la ley, sino por la fe de Jesucristo, nosotros también hemos creído en Jesucristo, para ser justificados por la fe de Cristo y no por las obras de la ley, por cuanto por las obras de la ley nadie será justificado.

¿Qué dice Gálatas 3 26?

Gálatas 3 1 ¡Oh gálatas insensatos! ¿Quién os, para obedecer la verdad, a vosotros, ante cuyos ojos Jesucristo fue ya presentado claramente como crucificado? 2 Esto solo quiero saber de vosotros: ¿Recibisteis el Espíritu por las obras de la ley, o por oír con fe? 3 ¿Tan necios sois? ¿Habiendo comenzado por el Espíritu, ahora os perfeccionáis por la carne? 4 ¿Tantas cosas habéis padecido en vano?, si de veras fue en vano.

  • 5 Aquel, pues, que os da el Espíritu y hace milagros entre vosotros, ¿lo hace por las obras de la ley, o por el oír con fe?
  • 6 Como Abraham creyó a Dios y le fue contado por,
  • 7 Sabed, por tanto, que los que son de fe, estos son,
  • 8 Y la Escritura, previendo que Dios había de justificar por la fe a los, de antemano el evangelio a Abraham, diciendo: En ti serán benditas todas las,
  • 9 Así que los que son de fe son con el creyente Abraham.

10 Porque todos los que son de las obras de la ley están bajo maldición. Porque escrito está: todo aquel que no permanezca en todas las cosas que están escritas en el libro de la ley, para hacerlas.

  1. 11 Y que por la ley ninguno se justifica ante Dios, es evidente, porque: El justo por la vivirá.
  2. 12 Pero la ley no procede de la fe, sino que dice: El hombre que haga estas cosas, vivirá por ellas.
  3. 13 Cristo nos de la de la, habiéndose hecho maldición por nosotros (porque está escrito: todo el que es colgado en un madero),
  4. 14 para que en la bendición de Abraham fuese sobre los gentiles, a fin de que por la fe recibiésemos la del Espíritu.
  5. 15 Hermanos, hablo en términos humanos: Un, aunque sea de hombre, una vez confirmado, nadie lo invalida ni le añade.

16 Ahora bien, a fueron hechas las, y a su descendencia. No dice: Y a los descendientes, como si hablara de muchos, sino como de uno: Y a tu descendencia, la cual es Cristo.17 Esto, pues, digo: El previamente confirmado por Dios para con Cristo, la ley, que fue hecha años después, no lo abroga, como para invalidar la promesa.18 Porque si la es por la ley, ya no es por la promesa; pero mediante la promesa, Dios la concedió a Abraham.19, ¿de qué sirve la ley? Fue añadida a causa de las transgresiones, hasta que viniese la descendencia a quien fue hecha la promesa, ordenada aquella por medio de ángeles por mano de un mediador.20 Y el mediador no es de uno solo, pero Dios es uno.21 Entonces, ¿está la ley contra las promesas de Dios? ¡De ninguna manera! Porque si la ley dada pudiera vivificar, la justicia sería verdaderamente por la ley.22 Pero la Escritura lo encerró todo bajo, para que la promesa que es por la fe en Jesucristo fuese dada a los creyentes.

  • 23 Pero antes que viniese la fe, estábamos guardados bajo la ley, encerrados para aquella fe que iba a ser revelada.
  • 24 De manera que la fue nuestro para llevarnos a Cristo, a fin de que fuésemos por la fe.
  • 25 Pero ahora que ha venido la fe, ya no estamos bajo ayo,
  • 26 porque todos sois de Dios por la en Cristo Jesús.
  • 27 Pues todos los que habéis sido en Cristo, de Cristo estáis revestidos.
  • 28 Ya no hay judío, ni ; no hay esclavo, ni libre; no hay varón, ni mujer; porque todos vosotros sois en Cristo Jesús.
  • 29 Y si vosotros sois de Cristo, ciertamente de Abraham sois, y conforme a la promesa.
See also:  Ley Que Prohibe La Corrupcion En Paises Extranjeros?

¿Qué dice Colosenses 3 1?

1 Si habéis, pues, a resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios.2 Poned la a mira en b las cosas de arriba, no en las de la c tierra,3 Porque a habéis muerto, y vuestra vida está escondida con Cristo en Dios.4 Cuando Cristo, nuestra a vida, b se manifieste, entonces vosotros también seréis manifestados con él en c gloria,5 Haced morir, pues, lo terrenal en a vuestros miembros: b fornicación, impureza, c pasiones lascivas, malos deseos y d avaricia, que es e idolatría ; 6 cosas por las cuales la a ira de Dios viene sobre los hijos de b desobediencia,7 En las cuales vosotros también anduvisteis en otro tiempo cuando vivíais en ellas.8 Pero ahora, dejad también vosotros todas estas cosas: a ira, enojo, b malicia, c maledicencia, d palabras soeces de vuestra boca.9 No a mintáis los unos a los otros, habiéndoos despojado del b viejo hombre con sus hechos, 10 y habiéndoos revestido a del nuevo hombre, que es renovado hasta el conocimiento pleno, conforme a la imagen del que lo creó; 11 donde no hay a griego ni judío, b circuncisión ni incircuncisión, bárbaro ni escita, esclavo ni libre, sino que Cristo es el todo, y en todos.12 Vestíos, pues, como a escogidos de Dios, santos y amados, de entrañable b misericordia, de c benignidad, de d humildad, de e mansedumbre, de paciencia; 13 a soportándoos los unos a los otros, y b perdonándoos los unos a los otros si alguno tuviere queja del otro; de la manera que Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros.14 Y sobre todas estas cosas vestíos de a caridad, que es el vínculo de la perfección.15 Y la a paz de Dios gobierne en vuestros corazones, a la que asimismo fuisteis llamados en un solo cuerpo; y sed b agradecidos,16 La a palabra de Cristo habite en abundancia en vosotros, enseñándoos y exhortándoos los unos a los otros en toda sabiduría con salmos e b himnos y cánticos espirituales, cantando con gratitud en vuestros corazones al Señor.17 Y todo lo que hacéis, sea de palabra, o de hecho, a hacedlo todo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias a Dios el Padre por medio de él.18 a Casadas, b estad sujetas a vuestros maridos, como conviene en el Señor.19 Maridos, a amad a vuestras esposas, y no seáis ásperos con ellas.20 a Hijos, obedeced a vuestros padres en todo, porque esto agrada al Señor.21 a Padres, no b provoquéis a ira a vuestros hijos, para que no se desanimen.22 a Esclavos, obedeced en todo a vuestros amos terrenales, no sirviendo al ojo, como los que agradan a los hombres, sino con sencillez de corazón, b temiendo a Dios.23 Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor, y no para los hombres, 24 sabiendo que del Señor recibiréis la a recompensa de la herencia, porque a Cristo el Señor b servís,25 Pero el que hace injusticia, a pagará por la injusticia que haya cometido, porque b no hay acepción de personas.

¿Qué dice Filipenses 3 20?

1 Por lo demás, hermanos, regocijaos en el Señor. A mí, a la verdad, no me es molesto escribiros las mismas cosas, y a vosotros os da seguridad.2 Guardaos de los perros, guardaos de los malos obreros, guardaos de la mutilación.3 Porque nosotros somos la a circuncisión, los que b servimos en espíritu a Dios, y nos gloriamos en Cristo Jesús, no teniendo confianza en la c carne,4 Aunque yo tengo también de qué confiar en la carne.

¿Qué dice Exodo 22 21?

21 Y al extranjero no maltratarás ni a oprimirás, porque extranjeros fuisteis vosotros en la tierra de Egipto.22 A ninguna a viuda ni huérfano afligiréis.

¿Qué dice Deuteronomio 24 17?

17 No torcerás el a derecho del extranjero ni del huérfano, ni tomarás en prenda la ropa de la viuda, 18 sino acuérdate de que fuiste esclavo en Egipto y de que de allí te rescató Jehová tu Dios; por tanto, yo te mando que hagas esto.

¿Qué dice Deuteronomio 10 17?

Deuteronomio 10

  • 1 En aquel tiempo Jehová me dijo: Lábrate dos de piedra como las primeras, y sube hasta mí al monte y hazte un de madera.
  • 2 Y en aquellas tablas las palabras que estaban en las primeras tablas quebraste, y las pondrás en el arca.
  • 3 E hice un arca de madera de acacia, y labré dos tablas de piedra como las primeras y subí al monte con las dos tablas en mi mano.
  • 4 Y en las tablas, conforme a la primera escritura, los diez mandamientos que Jehová os había hablado en el monte de en medio del fuego, el día de la asamblea; y me las entregó Jehová.
  • 5 Y me volví y descendí del monte, y puse las tablas en el arca que había hecho; y allí están, como Jehová me mandó.

6 (Después partieron los hijos de Israel de Beerot-bene-jaacán a Moserá. Allí murió y allí fue sepultado; y en su lugar su hijo Eleazar sirvió como sacerdote.

  1. 7 De allí partieron a Gudgoda, y de Gudgoda a Jotbata, tierra de arroyos de aguas.
  2. 8 En aquel tiempo Jehová la tribu de para que el arca del convenio de Jehová, para que estuviese delante de Jehová para servirle y para en su nombre, hasta el día de hoy.
  3. 9 Por lo cual Leví no tuvo parte ni heredad con sus hermanos; Jehová es su, como Jehová tu Dios le dijo).
  4. 10 Y yo estuve en el monte como los primeros días, cuarenta días y cuarenta noches; y Jehová me escuchó también esta vez, y no quiso Jehová destruirte.
  5. 11 Y me dijo Jehová: Levántate, y marcha delante del pueblo, para que entren y posean la tierra que juré a sus padres que les había de dar.
  6. 12 Ahora pues, Israel, ¿qué Jehová tu Dios de ti, sino que a Jehová tu Dios, que en todos sus caminos, y que lo ames y a Jehová tu Dios con todo tu y con toda tu alma;
  7. 13 que guardes los de Jehová y sus estatutos, que yo te mando hoy para tu ?
  8. 14 He aquí, de Jehová tu Dios son los cielos, y los de los cielos, la y todas las cosas que hay en ella.
  9. 15 Pero de tus padres se agradó Jehová para amarlos, y su descendencia después de ellos, a vosotros, de entre todos los pueblos, como en este día.
  10. 16, pues, el prepucio de vuestro y endurezcáis más vuestra cerviz.
  11. 17 Porque Jehová vuestro Dios es y Señor de señores, Dios grande, poderoso y temible, que no hace acepción de personas ni recibe soborno,
  12. 18 que hace justicia al huérfano y a la viuda, que ama también al extranjero, dándole pan y vestido.
  13. 19, pues, al extranjero, porque extranjeros fuisteis vosotros en la tierra de Egipto.
  14. 20 A Jehová tu Dios temerás, a él servirás, a él aferrarás y por su nombre jurarás.
  15. 21 Él es tu alabanza y él es tu Dios, que ha hecho contigo estas cosas que tus ojos han visto.
  16. 22 Con setenta almas tus padres a Egipto, y ahora Jehová te ha hecho tan numeroso como las del cielo.